El cuento del chaval al que le dolía mucho la espalda

-Papá, no puedo dormir, cuentame un cuento!
-Qué pesado eres joder, cómo se nota que has salido a tu madre. Está bien, te contaré el cuento del chaval al que le dolía la espalda
-Eh?

Erase una vez un chaval al que le dolía mucho la espalda. Pero mucho mucho. Había probado de todo: Probó a dejar de dormir boca abajo, que era una de las cosas que más le gustaban en la vida, pero no funcionó. Probó a comprarse una superalmohada ergonómica, pero tampoco funcionó. Probó con el deporte, tanto que casi pilló una vigorexia de tanto como iba a correr, pero tampoco funcionó. Vigilaba su postura en la oficina, siempre estaba a noventa grados en la silla. Estiraba la espalda en el cercanías, hacía ejercicios de calentamiento antes de empezar a programar. Nada. Comía ibuprofenos como si fueran smarties, pero nada, que no. Probó a blasfemar y no funcionó, luego probó a rezar, y tampoco funcionó. Se compró una Power Balance analgésica y no le funcionó.

El chaval al que le dolía mucho la espalda estaba tan desesperado, que al final, aunque no creía en la medicina como solución a los problemas de salud, decidió ir al médico.

El médico le mandó hacerse una radiografía de la espalda y volver luego. Así lo hizo el chaval. El médico vio la radiografía detenidamente, tras lo cual, le dijo:

-En la radiografía he encontrado algo sin importancia. Bueno, sin importancia para mí, porque usted puede darse por jodido. Presenta una rara desviación de la columna, mire. Esto es una espalda normal:

Y ésto es su espalda:


-Es normal que le duela, tiene usted un 95% de probabilidades de romperse en cualquier momento. Y si se rompe por ahí, se muere.
-No me joda doctor, que morirme me viene sólo regular en este momento
-Pues sí, así está la cosa. Sólo hay una solución en estos casos
-Lo que sea, estoy desesperado.
-Vale, pues si quiere usted sobrevivir, tendrá que mudarse a vivir a una piscina
-Eh?
-Sí, como lo oye, a una piscina. El agua elimina la necesidad de la espalda de sostener al cuerpo, es como si no hubiera gravedad. Es o eso o romperse y morirse, usted elige
-Joder, que putada, el resto de mi vida?
-Sí, hasta el último día de su vida
-Joder…. En fin, que le voy a hacer. Acepto, estoy desesperado
-Ok, le haré una receta. Es magistral, tendrán que hacérsela en la farmacia

El médico escribió una receta ininteligible. El chaval intentó descifrarla, pero no lo consiguió

-Alcanzo a entender el primer ingrediente, ibuprofeno 20% verdad?, pero los otros dos no se entiende ná?
-Sí, son cloro y ácido para que el agua no se ponga verde, 40% de cada. Dí que se lo hagan en pastillas efervescentes lol
-Hijodeputa que eres…

Total, que el chaval al que le dolía mucho la espalda, volvió a casa. Allí le esperaba su novia de toda la vida.

-Cariño, ven. Tengo que hablar contigo

Ella se sentó a su lado, preocupada. Él le cogió la mano, y empezó a hablar:

-Amor mío, he ido al médico. Tengo la espalda chunga, tengo que mudarme a vivir a una piscina o morirme. Vale, sé que lo que te voy a pedir es muchísimo, pero aún así te lo voy a pedir. Has sido la única niña de mi vida, y quiero que lo sigas siendo. Estos ocho años contigo han sido maravillosos. No sabría cómo vivir sin tí. Vale, sin más rodeos, quiero que te vengas a vivir conmigo a la piscina. Ya sé que es raro, pero creo que podemos continuar con nuestra vida: podemos formar una familia, envejecer juntos, tenernos siempre el uno al otro. Yo me pasaría el resto de mi vida intentando hacerte feliz, cada día, te lo prometo. Dime, vendrás conmigo?
-Ni de coña – contestó ella-. Ya sabes cómo odio que se me arruguen los dedos

Se levantó, y se fue.

Así que total, que el chaval al que le dolía mucho la espalda, buscó una piscina en la que vivir. Encontró una muy chula, en un piso del ensanche de Vallecas en el que no habían vendido ni un piso en todo el bloque. El chaval habló con el guardia para que le hiciera precio por vivir allí para siempre, se aseguró de tener wifi en alcance, plastificó su portátil y allá que se fue.

Al principio todo fue bien. En el trabajo, todo genial, el chaval tenía teletrabajo y no avisó ni nada de que se había mudado, y aun así sus compañeros nunca se dieron cuenta de que nunca más fue a la oficina. El resto del día, pues estaba el chaval ahí en el feisbuk y en el gmail y en el meneame y leyendo blogs y jugando al civi. Ahí unas risas que no veas. El chaval fue muy feliz en aquella etapa.

Pero, años después en 2015, todo cambió. Telefónica intentó empezar a cobrar a todo el mundo por usar su red, y entonces, feisbuk, google y meneame cerraron sus operaciones en España. Telefónica fue a llorarle al gobierno y consiguió que éste prohibiera los comentarios en WordPress -nadie entendió nunca esa medida, porque no tenía nada que ver una cosa con la otra; los analistas a día de hoy, siguen pensando que fue sólo para joder-. Total, que todo lo que más molaba de internet se fue a la mierda de un plumazo

Y así fue como al chaval al que le dolía mucho la espalda, empezó a sentirse solo. Muy solo. Intentó no guardarse esa sensación para él, así que posteaba sobre ello a menudo. Pero no era suficiente, y menos sin comentarios. La sensación iba a peor.
Total, que llamó al psiquiatra. Le contó su historia, y entonces el psiquiatra le dijo que la única solución que veía era que hiciera un nuevo amigo.

-Pero vivo en una piscina, doctor – le dijo el chaval. Cómo voy a hacer amigos así?
-Creo que tengo la solución – dijo el psiquiatra. – Mi cuñada trabaja en el Zoo. Déjalo en mis manos.

Dos días después, una camioneta de reparto le trajo al chaval a su nuevo amigo. Un delfín (delfina, para más señas).

Y el chaval, se hizo superamigo de la delfina. Era el mejor amigo que había tenido nunca. Fueron las risas, ahí todo el día jugando con la pelota, y nadando, y haciéndose confesiones. Lo puto mejor vaya.

Y, entonces, el chaval al que le dolía la espalda se dio cuenta. Se había enamorado de la delfina.
Así que le echó narices, y se lo confesó.

-Delfina, ya sé que es raro y que es un poco zoofilia y tal, pero yo ya no te veo como a una delfina. Te quiero!

El delfín, miró al chaval, y debía sentir lo mismo, porque empezó a hacer palmas con las aletas delanteras.
El chaval lo vió, era correspondido. Entre lágrimas, nadó hacia el delfín, y le abrazó con fuerza.
Y entonces, pasó algo horrible: el delfín salió disparado, golpeándose contra la pared de la piscina. Y así varias veces, y es que claro, el delfín era resbaladizo, y siempre estaba mojado, y por tanto, pues no había forrma. Era imposible que se fundieran en el abrazo que tanto necesitaban.

El chaval comprendió entonces su maldición. Nunca podría abrazar a su amada. Porque se le resbalaría sin remedio cada vez que la abrazara, y sería así para siempre.
El chaval lloró durante noventa días y noventa noches. Lloró tanto que la piscina se desbordó y pudrió todo el cesped de alrededor. Pero nada cambió, el chaval nunca podría sostener a su amada entre sus brazos.
Total que, aceptando su destino al fin, paró de llorar. Y entonces recordó:

-El médico, el del principio del post, me dijo que había un 95% de morir si salía de la piscina. Pero eso es un 5% de que no. Es difícil, pero no tanto, es como sacar un veinte en un dado de veinte. Me la jugaré.

Y entonces, el chaval al que le dolía mucho la espalda, salió de la piscina. Dio un paso, y no pasó nada. Dos, tres, cinco. No pasaba nada. Fue a la ducha de la piscina para quitarse el cloro, se duchó. Estaba bien, no se rompía. Podría volver a llevar una vida normal!

Entonces, se acordó de su amor imposible, que le miraba entre lágrimas desde la piscina. El chaval se acercó para despedirse con un beso.

Pero no llegó al borde de la piscina. El chaval al que le dolía mucho la espalda se rompió, y cayó al suelo. Y es que en el mundo real, cuando las cosas tienen un 95% de probabilidades de pasar, pasan.

Pero, entonces, pasó algo maravilloso. Mientras sentía cómo se le iba la vida, se dio cuenta de que la espalda ya no le dolía. Y así fue como, al chaval al que le dolía mucho la espalda, dejó de dolerle la espalda, y fue muy feliz durante tres preciosos segundos.

-Papá, de dónde coño te has sacado este cuento? Te lo has inventado sobre la marcha verdad?
-Duérmete ya cabronazo !

30 respuestas a El cuento del chaval al que le dolía mucho la espalda

  1. Vane dice:

    Menos mal que sólo me has cambiado por un delfín :P

  2. lauramon dice:

    Esto significa que el médico te ha recomendado natación y que te hiciste un esguince en las escaleras?

    Si no, estás mu loco tio! :D

    Por cierto, yo soy experta en confirmar críticos de 20! una vez en una partida, mi amiga la máster preparó el superbicho final, llegué yo, y en la primera tirada 20-20-18. A tomar por saco :D

    • Diego dice:

      No no, yo paso de ir al médico para un dolor de espalda, eso es de fisioterapia no? XDD, es pura ficción la historia :), just for the lols

      Eso que cuentas, es lo peor. Aunque un buen master sabe añadir un segundo bicho final que aparece como quien no quiere la cosa en esas circunstancias! XDDD

      • lauramon dice:

        pero al fisio te tiene que mandar el médico!! que para algo están los de familia!! no puedes presentarte por las buenas a un fisio y decirle “mire, me duele la espalda, deme argún masaaje!”

        Veo que no te tomas muy en serio tu salud y eso no me gusta! O eso, o no te duele tanto como nos haces ver jijiji

      • Pilar dice:

        Ehhhhhhh Laura va a trabajar seguramente en eso de “medicina preventiva” asi que hazla caso! Eso sí, si le preguntas a ella qué te pasa la primera pregunta será: ¿Nombre y edad? XDDDDDDD
        Jupé, final triste, no me gusta ¬¬

      • lauramon dice:

        sabes que hay una pregunta típica de Mir, o de exámenes de uni que es ¿cuál es el factor de riesgo más importante para el Parkinson? respuesta: la edad

        eso ya no es de preventiva, es más de familia, y lo de Diego.. hay poco que prevenir :P

        Eres como nuestro abuelo, que no se quiero tomar los medicamentos para el dolor porque entonces no sabría cuando deja de dolerle y no podría describirle el dolor al médico en la siguiente visita..

      • Diego dice:

        1. Disclosure. Toy borracho perdido en estos instantes XD. Y a la vane también la he mandado a dormir bastante contenta XD. Putos jueves XD
        2. “ir al fisio por las buenas y decirle ‘hola, me duele la espalda, deme un masaje o algo'”. Become a fan (es justo mi plan XDD)
        Pi: finales tristes, siempre. Yo siempre elijo esos XDD
        3. Laura: menos moralina y más firmar recetas de medicamentos ilegales para el dolor! XDD

  3. Manu dice:

    Estás tarado. Muy tarado, tío… en serio, tanto ibuprofeno tenía que salir por algún lugar…

  4. Ramón dice:

    XDD joder man, estas podrido :-D Gracias a este post veo que no soy el único que está jodido.

  5. Pedro dice:

    Me gusta tu forma de expresarte :P

  6. KiKo dice:

    Me he partido la caja al ver la segunda foto de la radiografía. Es cojonuda xDDDD. Después se te ha pirado la pinza un poco, pero me ha gustado la moraleja del cuento… “que las relaciones con un pescao no llegan a ningún sitio”.

    • Diego dice:

      Superagradecida esa foto realizada con el paint en 15 segundos, no como otras XD.

      Ah, y esa no es la moraleja. Sin ir más lejos, yo con una ballena que es como más áspera creo que sería perfectamente posible.

  7. Manu dice:

    Realmente, lo mejor es como captas el espíritu de la Voz: Tú te preparas el discursito de todo lo que te quiero y lo importante que eres para mí, y ella un ni de coña, que se me arrugan los dedos, fría e imperturbable :-D

    • Diego dice:

      Me encanta ese trocito XDDD. Pero oye, siempre te has hecho un lío con eso, la vane no es la voz! Se supone que la voz es simplemente una voz en plan “la voz de mi cabeza”. Viene de un foro que visito un montón (www.burbuja.info), en el que cuando alguien abre un hilo con una gilipollez (“hoy han despedido a mi primo que curraba en un taller”, cosas así), llega un tío y etiqueta el hilo como “la voz me dijo ‘new thread'” XDDD. Pues es justo eso XDD

  8. zyphius dice:

    dime que la parte de la power balance es un recurso literario nada más…

    • Diego dice:

      De esa pregunta de desequilibrada deduzco que no la usas (porque eso mejoraría tu equilibrio XDDDD)

      Efectivamente es recurso :D!

      • zyphius dice:

        me dejas mucho más tranquila xD es que solo hay una cosa peor que la gente que va con moleskine a las reuniones: la gente que va con una power balance. O incluso con dos. A veces me gustaría preguntarles si no les preocupa que oscilen en contrafase y realmente los estén desequilibrando todavía más… si ello es posible…

      • Diego dice:

        Juraría haber leído por ahí que ya está estudiado, que si llevas las dos en la misma mano el efecto se potencia, pero que si están en manos distintas se anulan XDD

      • zyphius dice:

        no me lo puedo de creer……… :O el ser humano es extraordinario xD

      • Pilar dice:

        zyphius, me ha encantado lo de “que oscilen en contrafase y realmente los estén desequilibrando todavía más…”. Lo usaré si puedo con tu permiso xDDDDDDDDDDDDDDDDDD

      • zyphius dice:

        toda tuya, pero no me responsabilizo de si te da fama de trastornada, eh? :P

  9. Siorc dice:

    venga ya, osea xD no me creo que sea el único al que se le escapó la lagrimita xD

    Joder, lo de no poder abrazar a tu delfina es lo más triste que he leído en mucho tiempo :_(

  10. […] no sé nada de ésto :D! cantidad de cloro q hay que echarle a una piscina. XDD no sé, yo sugería echarle ibuprofeno XD la familia es mala + refranes. XDD. Pues no sé… si eres adoptado se me ocurre… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: