Increíble lo que me ha pasado hoy

agosto 21, 2010

Con infinito dolor de nuestros corazones, la vane y yo nos disponíamos hoy a despedirnos de la temporada de playa’10. Ambos nos paramos a la orilla para sentir la brisa marina por última vez este año. Pero entonces, la vane me dijo:

-Sabes que adoro la playa. Siempre me pone supertriste ésto de dejarla atrás.
-Ya lo sé. Un día de estos volveremos a Málaga, y ya no nos iremos nunca más – le digo con cariño
-Esta vez tus palabras de consuelo no van a bastarte. Quiero que me lo compenses con un helado
-Claro, hecho – asiento con ternura
-Pero no un helado normal -dice-. Quiero uno de esos cubiertos con cristales de Svarowsky. Bueno, o con toppins de chocolate de colores, me da igual. Pero cubierto.
-Cielo, sabes que eso no puedo pagarlo

Se hace el silencio. La vane parece muy contrariada, se masca la tragedia. Incluso un buitre negro comienza a sobrevolar el lugar. Pero justo, en ese momento, se oye una voz desconocida.

-Quizá si puedas pagarlo – dice

Me giro sorprendido y veo un duendecillo, así como anciano, de algo más de un metro y medio de estatura y vestido con ropas extravagantes, junto a nuestras toallas.

-No te dejes engañar por mi aspecto de duendecillo – me dice-. Sólo soy bajito, y ésto es el batín del hotel, es que me alojo ahí al lado. En verdad soy un superexperto en moda, famoso coleccionista y, por descontado, asquerosamente rico. ¿Esa toalla es tuya? – me dice señalando mi toalla.

-¿Sí, por? Me dejé la buena en Madrid y he usado ésta que estaba en el armario. La compré en el baratillo a finales de los ochenta, pero mi madre es que no tira nada. Ya sé que es un poco cutre.
-No tan cutre -me dice-. De hecho, es una pieza única de colección
-No puede ser – le digo.
-Pues sí, déjame que te cuente la historia. Armani propuso la colección Harley-Sam en 1988, en lo que iba a ser su primera línea de moda para el gran público. Para ella, se inspiró en las cabinas de los camiones que recorrían el medio oeste americano, que en aquel momento, estaba dominado por calendarios de Samantha Fox y de Harley Davidson. Pensaba sacar una superpartida de dos mil millones de toallas para convertirse en la única toalla que campara sobre la faz de la tierra, pero se imprimió sólo una preserie de tres toallas en calidad regulera para que Samantha Fox pudiera dar su aprobación al diseño. Y entonces es cuando sobrevino la desgracia: la voluptuosa artista se cayó del triciclo que conducía por su porche, se traumatizó y, como hubiera tenido que repetir las fotos, rechazó la colección. De la preserie de tres toallas, Armani, que siempre consideró aquella idea como su gran obra maestra, conservó una, con tanto cariño que la usó como sudario cuando falleció. La segunda la compró Bill Gates y la usa para envolver el códice ese de Leonardo que compró. Pero una serie de casualidades hizo que a la tercera se le perdiera la pista. No sé cómo, pero debió ser ésta que que llegó al baratillo de Marbella y que tú compraste.
– No me cuentes más rollos, viejo! – le dije al duendecillo-. La quieres comprar, no? Pues la vane quiere un helado con toppins, que vale cinco euros. Me darías cinco euros por ella?

El duendecillo puso cara de muy sorprendido, pero en seguida dijo:

– Cinco euros… pues sí, creo que puedo llegar a esa cifra – y empezó a rebuscarse en los bolsillos, mientras torpemente empujaba hacia atrás con el talón una maleta que traía que vete tú a saber lo que tenía ahí -. Sí, sí que tengo. Aquí los tienes

Y ésta es la historia de cómo la vane tuvo su helado y así superó un poquito más fácil la tristeza que supone el final del verano.

Bueno, en realidad, es mentira todo. Pero tenía muchas ganas de enseñaros mi toalla XDD.

Anuncios

Transporte aéreo – cada día, un poquito peor

agosto 16, 2010

Nos han tenido un poco cagados todo el mes, pero finalmente, la vane y yo estamos en Marbella, gracias a que los controladores aéreos no tuvieron bolas de hacer una huelga como dios manda, por lo menos en agosto. Y tampoco están haciendo huelga de celo (fuentes bien informadas dicen que no van a hacerlas más porque eso de “huelga de celo” era una frase muy dada a malentendidos, y que ya había ocurrido que un controlador había resultado herido al resultar rociado por el spray antiviolación de una limpiadora de la torre en la que hacía como que era necesario, durante la última de éstas “huelgas de celo”).

Por lo visto, su nueva estrategia de presión consiste en comprar billetes de avión, y usarlos para tirar pelotillas de papel al pasajero del asiento de atrás durante todo el trayecto, con las molestias que ésto le causaba al viajero. La guardia civil ya había recibido instrucciones de retirar también todo el papel a los pasajeros en los controles de seguridad, pero los controladores sorteaban estos controles comprándose un Hola en una de esas tiendas de mierda de justo antes de embarcar.

Ante el aumento de esta desagradable práctica, AENA ha comenzado a distribuir en todos los aviones unas viñetas en las que instruye a los pasajeros sobre la forma adecuada de defenderse ante estos energúmenos (en nuestro avión del sábado ya estaban):

1. Arranca la tapita de la puerta de seguridad

2. A tomar por culo, no vamos a usarla

3. Agarra la puerta con las dos manos.

4. Desprende la puerta

5. Usa la puerta como escudo para protegerte de los ataques de pelotillas del controlador

Podemos ver aquí la secuencia completa:

Fuentes bien informadas dicen que esta viñeta ha sido dibujada por el mismísimo Pepe Blanco. -“La dedico a los que dicen que no soy válido como ministro porque soy un analfabeto. Yo me apaño bien con los dibujitos” – dijo, mientras entraba en cólera al no encontrar sus lápices de colorear


Segundas partes

agosto 10, 2010

Vale, los fieles, algo habéis notado. Estoy atravesando mi primer gran vacío erótico-narrativo.

El trabajo nuevo, desde luego, no está ayudando. Me cuesta bastante enterarme de la película. Eso era previsible, me cuesta un montón aprender cosas nuevas (ahí no he engañado a nadie, lo pone en mi currículum bien claro). Pero la mala noticia es que me estoy divirtiendo regular. Voy a intentar no rallarme y a ver cómo evoluciona la cosa, pero es mala señal.

Pero no sé. En las dos últimas semanas he empezado a escribir un par de veces. Pero lo borré: últimamente, todo lo que escribo, me parece una mierda. Yo para mí que estoy un poco aburrido de la temática “yo”, es cansina ya. Mezcla eso con que ésto es un blog personal y sale mala mezcla XD

Y así sigo. Pero sospecho que ésto del escribir no es tan distinto del comer y del follar. Así que, vamos allá, a ver si funciona. Además, así me distraigo mientras meriendo mojitos a solas en mi casa :)

Pues os voy a contar que, con dolor de mi corazón, voy a cambiar de teléfono, y os voy a hablar del mío antiguo, que lleva más de cinco años conmigo y ahora, en su jubilación, se merece un homenaje. Ya os lo presenté en un post hace no mucho, es un precioso Sharp GX-15, que tengo desde hace más de cinco años. Antes de que lo preguntéis, a las dos chavalas de la foto no las conozco de nada; es que la foto es robada de internet y venía así. Soy un sentimental de la chatarra tecnológica, pero es que yo con éste teléfono he  vivido muchas cosas. Para empezar, se tragó los últimos años de cuando la vane y yo éramos cibernovios, como dicen en el programa de patricia ese. Osea, que imaginaros que si ha escuchado guarradas ese altavoz :)

Así que sí, le tengo infinito cariño a ese teléfono, pero su autonomía de llamada recién cargado ha bajado peligrosamente hasta el umbral de “1d4 + 1” minutos (+3 si hablo con muertos vivientes). Así que hay que jubilarlo. Eso sí, no pienso hacer como con el gato, eso de tirarlo a la basura, no, que yo a este teléfono lo quiero mucho. Pienso guardarlo hasta que pase cerca de un pantano, y entonces, lo tiraré allí. Así, el mercurio de su batería pasará al agua, y de ese agua a la gente, y de la gente luego a la tierra otra vez, y así infinito. Que bonito, así formará parte del círculo de la vida, tal y como vimos en El Rey León.

Creo que debería ver El Rey León de una vez por todas para tener una posición moral que me permita seguir usando esa metáfora.

Pero sí, lo voy a cambiar por un teléfono que le han dado a la vane por hacerse de simyo y que ella no va a usar. Un Alcatel 208. Yo no sé nada de teléfonos, pero es un modelo de este año, tiene que ser mejor que el mío por pelotas. Maloserá.

Pero, tiene gracia. Los he comparado, y:

– Pierdo resolución de pantalla (de 120 * 160 paso a 128 * 128)

– Pierdo la cámara de fotos / vídeo. Mejor, que las cámaras de vídeo en el móvil, las carga el diablo.

– Gano una linternita.

– Pierdo capacidad de almacenamiento de politonos. Eso me la pela, pienso seguir usando el midi de Pasión de Gavilanes.

-Conectividad del nuevo: Pego la tabla

GPRS No
EDGE No
3G No
WLAN No
Bluetooth No
Infrared port No
USB Sólo para cargar la batería

Joder con el Alcatel, viene cargadito vaya XD. Me pregunto si lo venderán sólo en España: así tendría sentido, sería una muestra de odio de los franceses hacia nosotros, como lo de tirarnos la fruta

Ha costado cinco euros. Libre

Me encanta ^_^. Tiene que durarme tres años por lo menos!