Un mundo mejor (I) – La regla del año

Vale, ya no puedo soportarlo más. Son tiempos oscuros estos que nos ha tocado vivir, un tiempo convulso de miseria y desesperación, de ciudades infestadas de banqueros transmisores de enfermedades y de principios morales débiles y decadentes. De desesperanza asolando los corazones de las personas.

Pero, en tiempos oscuros, la humanidad siempre ha encontrado líderes, hombres rectos, sabios y con la visión para señalar el camino. Hombres como Alejandro Magno, como Leonardo da Vinci, como Hitler o como el lemming que abre la marcha de la manada. Faros, capaces de alumbrar el camino de la humanidad hacia puerto seguro cuando arrecia la tormenta.

Pues bien, en este tiempo, yo me considero capaz de ser ese faro. Y no sólo metafóricamente: tengo la cabeza tan grande que si consiguiera hacerla brillar, creo que podría guiar al pueblo desde mucha distancia. Pero incluso mientras tanto, sí que me veo suficientemente iluminado como para diseñar un mundo mejor para todos. Y, consciente de eso, y con la preparación que me proporciona la lectura reciente de “1984”, de “Granja Animal” y la que ahora me ocupa (“Un Mundo Feliz”), y animado también por el puntito etílico que acabo de adquirir mediante el acto de merendar una cerveza después de siete horas sin comer, me decido hoy a iniciarme en el enunciado de principios de ingeniería social con los que crear, para todos, un mundo mejor. Y como los auténticos líderes guían con el ejemplo, hoy os pongo un ejemplo de estas medidas con las que planeo hacer un mundo mejor.

Medida I: la regla del año.

Hecho: Piensa por un momento en toda tu vida. En todos los trabajos que has tenido. En las cosas que habías deseado tener durante mucho tiempo y que al final tuviste. En todas esas veces que has hecho amigos nuevos. En tus parejas. En las bicicletas, patines, coches y motos que has tenido. En las casas en las que has vivido. En todo lo que te ha pasado en tu vida. En todos los blogs que has tenido. Piensalo. Todo deja de disfrutarse de verdad después de un año. Cualquier intento de alargar más las cosas, lleva a la insatisfacción, a la desdicha y a la tragedia. Por ello:

Principio social: El estado prohibe cualquier tipo de relación interpersonal, afectiva, laboral, de propiedad individual o de cualquier otro tipo que se prolongue durante más de un año seguido.

Ejecución: El código penal tipificará un nuevo delito, el “encariñamiento“, que se condenará con un año de cárcel y la obligación de realizar un cursillo de rehabilitación.

Pueblo, dadme el poder, y yo haré, para todos, un mundo mejor. Tengo vuestro apoyo, verdad?

—————————————–

PD: En el próximo episodio de “un mundo mejor”: la prohibición de la patata. Cualquiera que coma regularmente conmigo puede saltarse ese post porque ya lo ha escuchado muchas veces ;)

12 respuestas a Un mundo mejor (I) – La regla del año

  1. oh my! es que estoy de acuerdo con “la regla del año” pero también a veces, soy ultrafan de la rutina, otras no.. ay no sé! me pones nerviosa!! :S

    pd: jijiji

  2. AnaE dice:

    Pues si que te ha sentado bien la cerveza! :-D

  3. Vanessa dice:

    Bueno, pues a mi llámame loca pero yo pecaría de “encariñamiento” de ese contigo :*

  4. Laura dice:

    Un dictador emocional, ¿cómo nadie lo había pensado? Los que tenemos gato cómo debemos proceder?

  5. Juan dice:

    Tendria mas gracia que la pena de carcel fuera de un año y un dia :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: