Un mundo mejor (II). Prohibición de la patata

Ha llegado el momento de iniciar un debate que no puede aplazarse más. Hablemos sobre la patata.

Contesta con sinceridad. ¿Alguna vez te ha apetecido comer patatas? A que no? A que no has quedado nunca con nadie para comer patatas? A que no te despiertas en medio de la noche con ganas de comerte una patata? ¿A que nunca has comido patatas sobre el cuerpo desnudo de tu amante?

Por supuesto que no. Y eso es porque la patata es un cacho de cosa obsoleta, fea, sucia y despreciable, que no tiene sentido comerse.

Para no ser egoístas de pensar sólo desde nuestro lado, tengámosla en cuenta a ella también. Pensemos por un momento en las frutas como las mandarinas, las manzanas o las piñas: ellas crecen orgullosas, en los árboles, siendo bonitas, oliendo bien, ofreciéndose en resumen, porque quieren ser comidas (en ese sentido son iguales que mi vecinita del quinto, pero esa es otra historia). Piensa ahora en la patata, ahí enterrada, escondida, cubierta de tierra, que no huele ni sabe a nada, que el único que originalmente se la comía eran los topos y eso porque no tienen ojos. Lo ves? Tú crees que la patata quiere ser comida?

Las cosas como son, le reconozco a esta hortaliza de forma tuberculoide su valor histórico: en la antigüedad, cuando a los romanos les atacaban los bárbaros y le metían fuego al campo de trigo, o cuando venía la pedrisca y te jodía la cosecha, pues ibas, abrías el granero, lo tenías lleno de patatas y eso te salvaba el culo unos meses, dándote tiempo para sembrar otra cosa. Pero hoy en día, los avances de la ciencia respecto a modificación genética de semillas y, sobre todo, respecto a mercados financieros de futuros vinculados a las materias primas, nos permiten estar seguros de que el suministro de ingredientes deliciosos como el arroz, el café o el trigo van a estar siempre garantizados.

La situación es insostenible ya, es ella o nosotros. Así que:

Medida II: Prohibición de la patata.

Hecho: La patata es una fuente de calorías sin sentido, un lastre que impide a la humanidad prosperar hacia su siguiente estadío de conciencia elevada y, por eso, debe ser exterminada.

Principio social: el estado prohibe la tenencia, el consumo o el uso como juguete sexual o de cualquier otro tipo, de la patata.

Ejecución: El código penal añade el delito de “patatofilia”, que se condena con seis meses de trabajos forzados en un huerto de frutas y verduras deliciosas, y veinte azotes en la plaza del pueblo.

4 respuestas a Un mundo mejor (II). Prohibición de la patata

  1. Vanessa dice:

    1. La foto en lugar de un corazón me recuerda a un culo de patata xDD #quépocoromántica
    2. Totalmente de acuerdo con la medida. Cuánto tardamos en comprar patatas para el piso?? Pues eso, te apoyo 100%
    3. Qué va a pasar con todas esas madres que afirman que hacen la mejor tortilla de patatas del mundo? Cuál será su alternativa?

    • Diego dice:

      Es verdad, llevábamos dos años viviendo juntos cuando nos dimos cuenta de que nunca habíamos comprado una patata XDD

      Para la tortilla, algo se nos ocurrirá ! Tortilla de champiñón ya!

  2. Juan dice:

    Cuando los romanos eran atacados por barbaros? XDDD

    Espero que haya sido a conciencia XD

    Por cierto, cualquier ley de esas debe ser derrogada en un año máximo, no? Si no el gobierno estaría pecando de encariñamiento :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: