Un mundo mejor (III). El bono-cuernos

Volvemos a la exitosa serie de posts encaminados a hacer un mundo mejor. Hoy, os hablaré del bono-cuernos.

La problemática está clara: las relaciones de pareja, en ocasiones, duran mucho. Mucho, muchísimo, y durante ellas, pues se van acumulando, llamémoslas, tensiones. Te guste o no, por muy perfecta que sea tu relación afectiva (y la mía lo es), pues hay cosas que simplemente se van acumulando y acumulando, metiendo una presión enorme (e innecesaria) en la relación. Te guste o no, eso pasa. La metáfora perfecta es el cocinado de legumbres: por mucho que las lentejas sean sublimes, de una huerta buenísima del pueblo de tu padre, lo mejor de lo mejor, no puedes evitar que cuando las cocines eso va a generar vapor. Por eso nadie hace las ollas express sin pitorro ahí en negación total: simplemente les pones el pitorro, y cuando estás ahí cociendo y en la olla se acumula tensión a muerte, pues se libera vapor y ya está. Y luego, las lentejas buenísimas, y nadie piensa que hayas traicionado a las lentejas por cocinarlas en una olla express con pitorro de escape de vapor. Pues justo ese es el principio que propongo aplicar en las parejas también: incorporar esa válvula de liberación de presión, de forma aceptada y regulada.

Lo malo del principio es que, aplicado sin control, haría que la vida de pareja fuera un cachondeo, ahí todo el día a cuernos y a movidas. Prácticamente no habría quien fijara una hora de cenar, con lo que a mí me gusta cenar siempre a la misma hora. Criar una familia así también sería un descontrol, las televisiones lo tendrían chunguísimo para fijar el horario de las series… Así que eso no puede ser, buscamos algo intermedio, compatible con la vida hogareña y familiar.

Aquí, es donde entra el bono-cuernos.

Definición: el bono-cuernos es un cupón de un solo uso que cada uno de los miembros de la pareja recibiría durante cada periodo de diez años de relación. Las reglas son:

  • Sólo se recibe un bono-cuernos, sólo uno, por cada 10 años juntos.
  • El bono tiene caducidad. No son acumulables: si se te queda sin usar por ejemplo el cupón de entre 0 y 10 años juntos, una vez en el año once ya no puedes usarlo (tendrías que gastar por narices el cupón de entre 11 años y 20).
  • El bono no tiene sólo una finalidad de control de la tensión. También provocaría todo tipo de situaciones divertidas en la pareja, del tipo “me tiene harta ya con no colgarme los putos cuadritos, pero claro, no sé si presionarle, llevamos nueve años juntos y aún no ha usado su bono-cuernos”. Ese tipo de cosas le da mucha vidilla a las relaciones, todo risas.
  • No todo el mundo los usaría. Pero no pasa nada, no hay que consumirlos para disfrutarlos: para alguna gente, la simple sensación de “no te estoy poniendo los cuernos, pero podría si quisiera” ya les provocaría un alivio vital considerable.

La idea del bono cuernos me pareció TAN BUENA, que llevo ya algún tiempo evangelizando con ella por ahí (frecuentemente, a altas horas de la madrugada y pasadete de copas, para qué negarlo). Y, de esos enriquecedores debates, he encontrado que hay gente que piensa que una idea buenísima como ésta, no debería quedarse en los cuernos, sino que podría extenderse a muchos otros aspectos generadores de tensión en las relaciones. En efecto, esta evolución haría que el bono-cuernos pasase a ser algo así como una especie de “Family-check”:

¿Os suena? Es ese talonario de cupones con descuentos para pollo frito, ópticas, el zoo y la Warner q reparten de vez en cuando por ahí. Pues el talonario Bono-Cuernos tendría cupones de control de todo tipo de situaciones. De hecho, esto permite una personalización de talonarios para cada miembro de la pareja que sería increíblemente efectiva ya. Se comprarían en pareja, irías al estanco a por un pack “talonario Bono-Cuernos” y te vendría ya con los dos talonarios, uno para chico y otro para chica.

Aún hay margen para peticiones, pero un primer diseño de los talonarios sería algo así:

Talonario chico:

  • A elegir:

    Un cupón cuernos para cada década de relación (cupón cero a diez, cupón once a veinte y así)

    ó

    Un cupón-rubia, un cupón-morena y un cupón-pelirroja.

  • Cupón “Cállate Mujer”. Al usarlo, la mujer objetivo debe callarse inmediatamente, (y su uso no tendrá consecuecuencias al llegar a casa, claro). Su uso no se considera machista tampoco.
  • Cupón “porque lo digo yo y punto”. Permite a un hombre ganar una discusión. Cuando se usa, la chica pronuncia la fórmula “pues sí, esta vez tienes razón” y para de comportarse como una histérica (este cupón está para aliviar la desazón que produce ver como va pasando el tiempo y no ganas nunca una discusión).
  • Cupón mamada. Es muy soez, yo no quería pero he tenido q meterlo por aclamación popular :P
  • Cupón “este año planchas tú”. Al final de tu vida, todo el mundo tiene claro que ha habido un año que ha sido el mejor. Este cupón te permitiría planificar cuándo quieres tener el tuyo.

Talonario chica:

  • A elegir:

Un cupón cuernos para cada década de relación (como los de chico)

o

Un cupón “aventurilla de tres meses con un hombre casado”

  • Cupón “Tercer hijo”. Como su mismo nombre indica, contrarresta una planificación familiar consensuada y acordada cuando la mujer cambia de opinión.
  • Cupón “counter-mamada”. Cancela la felación objetivo. Ojo que este cupón se malinterpreta muchas veces: no hay que usarlo forzosamente para contrarrestar la entrada en juego de un cupón-mamada, sino que puede usarse para cancelar una situación de merecimiento legítimo cuando, simplemente, hoy no me da la gana y punto.
  • Cupón “ya te puedes ir despidiendo de”. El amigo/amiga objetivo queda descartado para siempre. Sin discusiones de si el chico me cae genial o si a esa amiga la conocí en la universidad: hasta nunca y ya está. Me da a mí que siempre se usaría como “eliminar amiga”, pero bueno, doy libertad XD
  • Cupón “dile adiós al puto juego“. El chico renuncia a un videojuego para siempre (ojo, un juego y todas sus versiones, o sea, que su uso es “eliminar FIFA”, no “eliminar FIFA 2012”, enteradillos XD).

Joder, cuanto más pienso en ésto, más creo que el Talonario Bono-Cuernos va a ser el mayor avance en relaciones sentimentales desde la invención del tabique en el siglo XIX. Es que va a ser lo más!

Me he olvidado de algún cupón que sea claramente necesario?

8 respuestas a Un mundo mejor (III). El bono-cuernos

  1. vane dice:

    En el de chica yo pondría el cupón “limpieza de rueda de erizo durante 3 meses” y le añadiría la opción de upgrade a “cambio de pañales durante 3 meses” xD

  2. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Un mundo mejor (III). El bono-cuernos elblogdelomalaqueeres.wordpress.com/2012/01/24/un-mundo-m…  por edurne6 hace […]

  3. ¿Qué cupones propones para una pareja gay? Me parecen una gran idea y creo que los usaré :P

  4. LSande dice:

    Y los otros cupones sólo es uno por década? Es poco proporcionado el de este año planchas tú y el porque lo digo yo. Yo permitiría un cupón al año de los de menos duración. Por lo pronto apoyo la iniciativa.

    • Diego dice:

      No, los únicos por décadas son los de cuernos normales; por ejemplo, si tu chico elige la opción de rubia + morena + pelirroja, es sólo una de cada, toda la vida. Todos los demás no son recargables tampoco; uno para toda la vida, así que hay que administrarlos bien.

      Pensando ya en la amiga a eliminar eh? Sólo puedes eliminar a una, recuerda! XDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: