Still alive

noviembre 8, 2012

Bueno, pues sí que llevo una temporada desaparecido la verdad. Escribo un post de update para contarle al mundo de lo feliz que soy (ya sabéis, en internet, sólo cosas buenas):
Y es que, en estas últimas semanas:

– He comido en el buffet chino de al lado del curro (y no es baladí; no en vano, siete de los diez mejores momentos de mi vida han tenido lugar en un buffet libre)

– He cenado castañas (comer castañas: los otros tres momentos)

– He visitado una isla, por primera vez en mi vida. Y en ella, nuestras alegres melodías de karaoke ante un público mayoritariamente alemán, salpicadas de mensajes subliminales como “compranos bonos” o “esperamos que con esta canción lo de la deuda quede perdonado”, se han mostrado fundamentales para apuntalar la sólida recuperación que se está gestando gracias a las medidas económicas del nuestro solvente equipo de gobierno.

– Y, sobre todo, en el curro, me lo he pasado TAN BIEN. Me hicieron firmar unas mierdas por las cuales no os puedo contaros demasiado, pero digamos que ha habido cierto acontecimiento y que yo he estado metido hasta el cuello y que al final todo el mundo quiere a Diego. Y con razón. Diego rocks en lo suyo.

Y, para acabar la semana, primer parador de mi vida con mi señora, con la que mañana hago once años de noviazgo. Todavía tenemos dudas, así que vamos a seguir de novios un poco más. En cualquier caso, quien hubiera dicho después de aquella primera denuncia a la guardia civil de hace ocho años que íbamos a llegar tan lejos :)

Mi vida mola, no os lo voy a negar